Plantilla personalizada

Estudiamos cada caso y personalizamos tu tratamiento con las plantillas.

Empleamos los materiales de calidad.

Ofrecemos un seguimiento post tratamiento para conseguir unos resultados satisfactorios.

¿Qué son las plantillas personalizadas?

Estas plantillas personalizadas son dispositivos que se colocan externamente en los pies y con los que puedes prevenir o curar lesiones o patologías creadas por un movimiento indeseado o deficiente, o por una deficiencia corporal.

No todo el mundo es igual, cada persona tiene unas necesidades diferentes. Los gestos, la anatomía y la locomoción son totalmente diferentes unos de otros, y es por eso que en la Clínica Juber somos expertos en plantillas personalizadas.

Estudiar, analizar, tratar y ofrecer un seguimiento es nuestro deber, para tratar desde las patologías más leves hasta las más dolorosas y difíciles:

  • Estudiamos la pisada y la dolencia para asignar un tratamiento especifico para cada paciente.
  • Analizamos la situación, el sexo, la fisionomía y todo aquello que nos aporte datos para poder ofrecer lo mejor a cada uno y sus necesidades.
  • Tratamos cada dolencia con un método, cerciorándonos que es el que solucionara el problema satisfactoriamente.
  • Seguimiento para que el tratamiento suja efecto y si existieran problemas inesperados solucionarlos rápidamente.

A pesar de que esto se realiza en todas las áreas de la podología, a la hora de hacer plantillas personalizadas se debe estudiar muy a fondo el caso. Existe en lugares donde asignan plantillas genéricas para todos los pies y esto puede llevar a empeorar el problema que el paciente tiene.

En ocasiones otros métodos serán más eficaces y es por eso que estudiar a cada persona es importantísimo.

¿A qué edad llevar plantillas personalizadas?

Para empezar a llevar unas plantillas personalizadas, no hace falta tener una edad específica, simplemente bastará con ir a tu podólogo de confianza, que te estudie y te asigne unas si las necesitaras.

Lo mejor para poder corregir una deformidad anatómica, es que te asignen unos métodos correctores como pueden ser las plantillas personalizadas cuanto antes. A partir de los 6 años es cuando el pie está terminando de formarse y cuando nos podemos dar cuenta de si existe alguna anomalía que se deba corregir.

Con esa edad es más fácil de corregir, ya que en pleno crecimiento se corrigen con mayor facilidad los problemas que necesiten de plantillas personalizadas.

¿Qué patologías necesitan plantillas personalizadas?

Existen varias patologías que se pueden sanar con unas plantillas adecuadas. No siempre estas serán la solución definitiva y única. Pueden ser una solución complementaria o no hacer falta, ya que con otros medios el problema se solucionará más rápidamente.

Estos suelen dar los problemas que deban usar plantillas personalizadas más comunes:

  • Plantillas espolón calcáneo.
  • Plantillas pie cavo.
  • Plantillas pies planos.
  • Plantillas juanetes.
  • Plantillas deportivas.
  • Plantillas para correr.
  • Plantillas metatarsalgia.
  • Plantillas para sesamoiditis.

¿Qué materiales se usan?

Dependiendo las necesidades de los clientes se utilizan unos materiales u otros. En Juber utilizamos los mejores materiales y los de mayor calidad.

Usamos materiales que se adecuen a tu pie y que no te resulten molestos. Obviamente en el primer momento será una sensación rara, pero con el tiempo deben adaptarse a ti y no tú a ellas.

Seguimiento de plantillas personalizadas

Tras la asignación de unas plantillas personalizadas tu podólogo deberá prestarte un seguimiento especifico para que los resultados sean eficientes y no te provoquen males mayores debido a una equivocación.

Si estas te molestan pasadas varias semanas y no se amoldan a tus pies, deberás acudir a tu podólogo nuevamente. Lo normal es que, como hacemos en la Clínica Juber, te molesten o no, debas volver a pasar una revisión por si acaso cada poco. Lo más normal es volver primero, al de una semana, la segunda vez al de un mes y para estar totalmente seguros de que está hecha para ti, al de seis meses.