Dedo martillo

Esto que también es denominado como dedo en garra, es una deformidad donde los dedos toman una posición incorrecta doblándose, torciéndose o curvándose hacia abajo. Al doblarse el dedo, la parte media de este toma una altura superior a la del resto, pudiendo ocasionar dolor o irritación en la parte superior y otros malestares. Las causas de este tipo de dedos suele ser una mala elección de calzado ajustado y corto.

¿Qué es el dedo martillo?

El  dedo martillo o dedo en garra se caracteriza por la posición anormal de los dedos del pie, se da cuando el dedo está curvado o doblado hacia abajo en forma de garra. Esta inusual posición normalmente suele darse en el segundo dedo, aunque puede que se forme en cualquier otro, incluso pudiendo sufrir esta patología en uno o varios dedos a la vez. 

Esta curvatura se puede tratar de forma conservadora, pero también mediante la operación del dedo martillo. Si previamente el tratamiento impuesto por el podólogo responde correctamente y elimina y corrige los síntomas del dedo martillo, no hará falta ningún método quirúrgico. Si tras las modificaciones no se nota mejoría o ningún cambio, la cirugía operación del dedo será la mejor solución. En la Clínica Juber tratamos al paciente de forma personal, y es por eso que cada caso es único y debemos estudiarlo minuciosamente.

Existen dos formas de dedo en garra:

  • Flexible: es la que con mayor facilidad se corrige con los métodos libres de cirugía.
  • Rígida: es la que corregimos con métodos quirúrgicos.

Síntomas del dedo martillo

Visualmente el dedo está doblado y permanece en forma de garra, es decir, curvado hacia abajo, sin hacer ningún esfuerzo. En un primer momento se puede mover debido a su elasticidad, pero con el paso del tiempo, este será inmóvil y doloroso.

Las ampollas, la dificultad para caminar o el dolor, son varios de los síntomas que pueden causar esta patología, debiendo tener que contactar así con un profesional que pueda tratar esta dolencia.

En la Clínica Juber contamos con profesionales especializados en estos casos. Personas con varios años de experiencia en el sector y con decenas de casos de éxito. En caso de tener que realizar una operación de dedo martillo, contamos con un quirófano propio.

Causas del dedo martillo

Como en otros tantos casos, existen varias causas por las que estas deformidades se crean. En este caso, el factor genética es otra de las causas por las que una persona puede padecer el dedo martillo. Es por ello que si los padres lo detectan a tiempo y le ponen solución, este problema no irá a más con el paso del tiempo.

Otras de las causas por las que se crea el dedo martillo son:

  • Desequilibrio muscular.
  • Artritis.
  • Calzado inadecuado: que no ajuste bien, que tenga elevado tacón, que sea estrecho…
  • Otras patologías como el hallux valgus.(enlace)
  • Problema con los nervios o la médula espinal (menos común que el resto).

Tratamiento del dedo martillo de la Clinica Juber

El estudio del caso es importantísimo a la hora de determinar el tratamiento que se empleará con cada persona. En casos más leves, un tratamiento conservador bastará para la corrección de esta deformidad. En casos más graves, analizar el caso y la operación del dedo martillo serán la solución.

Como en el resto de dolencias, en esta también hemos indagado y hemos encontrado la mejor solución a esta patología, sin necesidad de operación de dedo martillo.  El éxito de este tratamiento ha alcanzado el 90% de éxitos.

Esta nueva técnica traída de Estados Unidos hace que tras corregir la deformidad puedas calzar y andar normalmente si tener que estar en reposo o sin poder hacer tu vida con normalidad.

Seguimiento

En la Clínica Juber nos preocupamos por todo lo que hacemos. En estos casos, se realice la operación de dedo martillo o no, seguimos al paciente durante todo su tratamiento y recuperación por si hubiera algún problema, ofrecer una solución inmediata.