Papiloma en el pie

Estas pequeñas verrugas benignas que se generan por el virus del papiloma humano son llamadas así porque, a diferencia de las durezas o los clavos plantares, presentan unos puntos sangrantes de color más oscuro que la propia piel. No hay una forma común de estos, ya que existen cientos de genotipos de dicho virus, pero solo varios de ellos son relacionados con los pies y de estos son de los que la podología se encarga.

  • Los papilomas del pie se deben tratar en el podólogo.
  • En Clínica Juber realizamos un tratamiento adaptado al estado actual del papiloma.
  • Hacemos un seguimiento personalizado hasta la total eliminación del papiloma.

¿Qué es el papiloma en el pie?

El papiloma en el pie o papiloma plantar consiste en una lesión benigna de la piel causada por el virus del papiloma humano (VPH). Este tipo de papilomas en los pies aparecen de repente y presentan 2 tipos de formas:

  • Individuales: es el caso más habitual.
  • En mosaico: si no se tratan desde el principio pueden aparecer varios juntos.

Síntomas papiloma en el pie

Si en alguna ocasión has tenido un papiloma en la planta del pie o en los dedos, conoces de primera mano de lo que hablamos. Si no es así, te los describimos para que estés atento. Por cierto, los papilomas también son conocidos como verrugas plantares.

¿Qué edad tienes?

Si ya has pasado la niñez y la adolescencia, entonces es menos probable que tengas un papiloma. El mayor porcentaje de pacientes se encuentra en niños y adolescentes, entre los 12 y 18 años. Si bien a cualquier edad es posible padecerlos, ya que personas con estrés y defensas bajas son más propensos a contagiarse.

Aspecto del papiloma

  • Observarás una pequeña dureza que irá aumentando.
  • Los papilomas aislados tienen una forma circular y blanquecina.
  • Las huellas dactilares o dermatogiflos desaparecen, rodeando la lesión.
  • Pueden estar en la planta del pie o en la parte trasera o lateral de los dedos.

¿Cómo diferenciarlos de los callos, durezas, etc.?

Es posible que no sepas diferenciar un papiloma o verruga de un callo, de una dureza o de otro tipo de lesión en el pie.

Ten en cuenta que los papilomas son lesiones redondeadas y que al rasparlas muestran unos puntos de color marrón o negros (las papilas sangrantes, de ahí el nombre de papilomas). Además, al pellizcarlos o presionar lateralmente sobre ellos producen dolor.  

De todas formas, te recomendamos que acudas al podólogo cuanto antes. Las raíces del papiloma seguirán creciendo y el dolor aumentará. Además, puedes contagiar a otras personas. Así que cuanto antes lo soluciones, mejor. 

Contagio del papiloma plantar

  • Su contagio es más frecuente durante el verano, ya que el contacto directo en las piscinas y gimnasios lo propician. Te recomendamos que no andes descalzo en este tipo de instalaciones.
  • También ayudan la humedad, el calor y el sudor al dilatar los poros de la piel o la falta de limpieza.
  • Además, si tenemos heridas en la piel y se produce un contacto directo, las probabilidades de contagios son mayores.
  • Una vez producido el contagio, pueden pasar varias semanas hasta que se muestra la lesión cutánea. 

Tratamiento papiloma plantar

Como te comentábamos más arriba, lo mejor es que acudas al podólogo cuanto antes para comenzar con el tratamiento del papiloma del pie. Además, al ser tan contagioso es adecuado que utilices alguna medida de prevención en casa como limpiar bien la ducha, utilizar tu propia toalla y calzado.

En la Clínica Juber optamos por dos tipos de tratamientos:

  • Químico: preparados químicos que se aplican sobre la verruga plantar. Es el tratamiento más efectivo y normalmente nuestra primera opción.
  • Electrocirugía: la empleamos en el caso de que el tratamiento químico no sea efectivo debido al mal estado del papiloma, al tamaño o forma (en mosaico). 

Seguimiento de la lesión

En la Clínica Juber realizamos un seguimiento completo del paciente para eliminar el papiloma del pie y curarlo. Nos preocupamos de que el problema quede completamente solucionado, ya que se trata de un virus que en algunos casos tarda más en desaparecer.

Cada paciente es único, por lo que la duración del tratamiento y la curación dependerán de cada caso. En cualquier caso, nosotros nos comprometemos a hacer un seguimiento personalizado hasta la completa recuperación de la lesión. Además, al mes de dar el alta al paciente, realizamos una revisión sin coste para asegurarnos de que todo marcha correctamente.