Uñas encarnadas

Una uña está encarnada cuando los extremos de estas se meten dentro de la carne, llegando a ser muy doloroso. Un uña encarnada puede ser el resultado de malas costumbres como utilizar un mal calzado, una inadecuada forma de cortarse las uñas o una malformación de las uñas.

La prevención es cosa de la quiropodia, y es importante acudir a ella con los primeros síntomas. Si va a más, esto podría acabar en una grave infección con excesivos dolores.

¿QUÉ SON LAS UÑAS ENCARNADAS?

Las uñas encarnadas son denominadas también como uñas enterradas, onicocriptosis o avulsión de uñas. Es una patología traumática en la que algunos fragmentos de uñas se incrustan en la carne que está alrededor de los dedos de los pies, y puede llegar a producir una gran inflamación. Aunque puede surgir en cualquier dedo, lo normal es que nos encontremos la uña clavada en el dedo gordo del pie. Si esta patología no fuera detectada a tiempo, el tratamiento quirúrgico sería la única solución a esta dolencia.

Existen dos tipos de uñas encarnadas: FOTOS

  • Encarnación lateral: cuando la uña penetra la carne del pie por los costados de la propia uña. Esta es la más común de las dos.
  • Encarnación anterior: ocurre cuando la uña se incrusta en la piel hacia delante de la misma.

SÍNTOMAS DE LAS UÑAS ENCARNADAS

Los pies son nuestro medio de locomoción y una parte de nuestro cuerpo muy importante, que usamos hasta cuando estamos sentados. Si no los cuidamos y protegemos, nos pueden ocurrir problemas como este, que puede pasar de ser una simple encarnación no dolorosa a una operación de uñas encarnadas.

Puedes llegar a saber que tus uñas están encarnadas por los siguientes síntomas o aspectos que adopta el pie:

  • Palpitación o dolores en los pies al caminar.
  • Imposibilidad de cortar las uñas, normalmente ocurre cuando la uña encarnada es anterior, es decir, cuando está incrustada por la parte de delante del dedo.
  • Inflamación de la uña del pie, esto es, enrojecimiento, irritación, dolor y engrosamiento del dedo del pie.
  • Si la inflamación y el dolor van a más, y se pone la carne roja alrededor, es posible la aparición de un glanuloma piógeno en el dedo del pie. En este caso acudir a un centro especializado será la mejor opción para hacer frente a esta dolencia.
  • Puede aparecer en niños pequeños debido al gateo.

¿HAY UNA EDAD CONCRETA PARA TENER LAS UÑAS ENCARNADAS?

La respuesta es no. Se tiende a pensar que las uñas clavadas solo las pueden llegar a tener personas de la tercera edad, y esto es algo totalmente erróneo. Es verdad que las personas mayores tienen más dificultades para cortarse las uñas de los pies, ya que la elasticidad que se puede tener de joven, se va perdiendo a partir de cierta edad. Pero este tipo de patología le puede ocurrir a cualquier persona y con cualquier edad. Incluso les pasa a adolescentes, niños pequeños o bebés en época de lactancia.

CAUSAS DE LAS UÑAS ENCARNADAS

Estas dolencias pueden ocurrir por muchos motivos, ya sean fisionómicos o de malos hábitos:

  • La forma de las propias uñas del pie. Pueden crecer de forma inadecuada y causar uñas encarnadas, como por ejemplo la uña abarquillada.
  • Demasiada largura en los dedos gordos de los pies, que a pesar de poder encarnarse en cualquier otro dedo, es donde ocurre con mayor facilidad.
  • Un uso de calzado erróneo para la morfología de tus pies. Normalmente el zapato adecuado es ancho y flexible. Pero los hay con poca suela, punta estrecha, ajustado... que pueden perjudicarte.
  • El exceso y abuso del uso de agua caliente.
  • Inadecuada forma de cortar las uñas de los pies o el desgarre de las mismas puede ser causa de uñas encarnadas.
  • La artrosis.
  • Problemas ortopédicos que dificultan la alineación y la dinámica de los ortejos.
  • Infecciones causadas por los hongos en las uñas de los pies.
  • Las enfermedades de las propias uñas pueden causar esta dolencia. Ciertos traumatismos en las uñas provocan que estas se rompan y distorsionen la dirección del crecimiento.

UÑAS ENCARNADAS SOLUCIONES Y TRATAMIENTO

Siempre es importante el momento en el que se detecta este problema. Si está en el inicio de su etapa, enfrentarse a esta patología puede ser simple y no requerir de mucho tiempo para su curación. Pero si, por el contrario, se detecta pasado un tiempo desde su aparición, su tratamiento puede ser complejo y bastante doloroso, y puede llegar a ser necesaria una operación de uñas encarnadas.

Una actitud preventiva, en cualquier caso, ayudará a que la dolencia mejore o incluso no llegue a más quedándose en un tratamiento simple y sin mucha complicación. Es aconsejable acudir a un experto en la materia que pueda ayudarte y resolverte el problema.

En la Clínica Juber nos comprometemos a la solución, curación y seguimiento de dichas dolencias con el fin de que nuestros pacientes puedan caminar sin ningún tipo de problema.